¿Sabías que elegir el calzado para correr ideal puede ayudarnos a evitar lesiones y problemas durante la práctica de esta actividad? Estamos ante uno de los deportes más practicados en todo el mundo. Sus seguidores se cuentan por millones y, además, siempre es la primera opción cuando queremos empezar a cuidarnos, ¿verdad?

En la Clínica Podosalud somos especialistas en biomecánica. Se trata de una rama que se encarga del estudio de la marcha y la postura de una persona. De esta forma, es posible detectar posibles problemas de pisada y ponerles remedio. Ten presente que estos inconvenientes están en muchas ocasiones detrás de las lesiones más habituales en este deporte.

Por desgracia, para elegir el calzado para correr no bastará con comprar unas caras o las que más nos gusten. La decisión se tiene que tomar dependiendo de ciertos factores, algunos tan determinantes como nuestro tipo de pisada. Al final de este post, esperamos que tengas claro la magnitud de la importancia de elegir las zapatillas correctas.

Lo primero de todo será saber en qué superficie y cuánta distancia vamos a correr de manera habitual. Como puedes entender, no es lo mismo correr 5 kilómetros una vez a la semana que hacer más de 20 o entrenamientos en asfalto o en una pista de atletismo. Así, los principiantes deberán apostar por zapatillas de más peso y mejor amortiguación. A medida que entrenen y mejores, podrán decantarse por otras más ligeras.

Al elegir el calzado para correr, tienes que saber si eres pronador o supinador. Son dos formas de pisadas distintas. Si todavía no lo tienes claro, hacerte un estudio de la pisada es más que conveniente para sacarte de dudas y permitirte elegir la zapatilla adecuada.

Otro consejo que vamos a daros es el de no dejaros llevar por el precio o la marca a la hora de comprar. Un corredor muy pesado no puede llevar las mismas zapatillas que otro ligero, aunque sea de gama alta. Del mismo modo, las zapatillas técnicas de profesionales quizá no sean adecuadas para nuestra forma de correr, nuestro entrenamiento o nuestro nivel.

En nuestra experiencia, a la hora de elegir el calzado para correr, hay varios puntos que debemos tener en cuenta, como que sean cómodas, que ajusten bien a nuestro pie, que permitan la transpiración, que ofrezcan agarre y que sean duraderas.